Reseña: Elige tu propia aventura / Resuelve el misterio

Hace mucho, mucho tiempo (los años 80), en una galaxia muy, muy lejana (el mundo antes de Internet), la editorial Timun Mas lanzó la colección Elige tu propia aventura tanto en español como en catalán. En ella, el lector avanzaba en la narración hasta llegar a un punto en el que tenía que escoger qué acciones realizaría el personaje protagonista, de modo que las consecuencias de lo que sucediera en la historia de allí en adelante no dependerían sólo de la voluntad del escritor, sino también de la suya propia. La peculiaridad de estos libros radicaba en que anticipaban algunos de los rasgos más definitorios del modelo narrativo propio de entornos web: la hipertextualidad. Por ejemplo, la lectura no era lineal, sino que avanzaba y retrocedía en el soporte material (el libro) en función de las decisiones tomadas por el lector. Esta capacidad de decisión es también muy importante en la experiencia de usuario que tenemos cuando pinchamos en los múltiples enlaces que existen  en las páginas web.

De la misma editorial, en una línea también participativa, la colección Resuelve el misterio planteaba pequeños casos en los que el lector podía convertirse en investigador amateur. Para ello, eran fundamentales tanto la capacidad de observación de las ilustraciones como la concentración en los detalles que desgranaba la historia.

La Wikipedia recoge un buen artículo sobre la primera colección, amén de una serie de enlaces externos que permiten ahondar en el concepto y las posibilidades de este tipo de narrativa.