Sobre hábitos informacionales y criterios de selección

Me he topado estos días con dos reflexiones acerca de los hábitos informacionales en el mundo que nos rodea, y creo que pueden resultar interesantes en el ámbito escolar. La primera de ellas es un artículo de Silvia Blanco en El País, y la segunda se encuentra en el blog de Jesús Encinar, director ejecutivo de idealista.com.

Día a día vemos a nuestros alumnos acercarse a la biblioteca a consultar materiales para preparar trabajos de clase, y es obvio que sus lagunas en términos de alfabetización informacional son importantes. "Bastante sería con que alcanzáramos una adecuada alfabetización a secas", dirán algunos. Pues sí; pero alfabetizados a secas o no, recurriremos a Internet, y los alumnos más. Los planes de estudio aún no se han adecuado a este tipo de competencias, y hay que aprender sobre la marcha (nota mental: no establecer comparaciones facilonas con la educación sexual).

 ¿Cómo evaluar la fiabilidad de una fuente de información? ¿Vale la pena contrastar más de un recurso? ¿Qué ventajas e inconvenientes puede tener en cada caso recurrir a Internet frente a un medio impreso? ¿Será la biblioteca un lugar adecuado para empezar a adquirir criterios de este tipo? Todo son preguntas…